El casco del Cuenco se adapta al cuerpo, es un sillón individual, desarmable y metálico con encastres simples de sus piezas. De estructura rígida pero orgánica, de malla y transparencia, con almohadón desmontable y reversible. Terminación artesanal