Una cinta continua recorre y sostiene el asiento. Una torsión hace la pausa, como el inicio de un gesto. En esa singularidad se aloja todo: función y estructura.