Reflexionando sobre su nuevo proyecto, la diseñadora Carol Catalano observó sus propios dedos entrelazados y obtuvo su respuesta. Los “dedos” de las dos mitades idénticas que conforman el banco se entrelazan para formar una estructura voladiza cómoda y estable.

 

DISEÑADO POR

Carol Catalano

 

HISTORIA

La inspiración para el innovador diseño de Carol Catalano vino de una fuente muy común. “Mucho de mi trabajo es por naturaleza bastante técnico, así que pensé que sería divertido tomar un proyecto por el simple hecho de divertirme”. “Mientras analizaba cómo mejorar la función tan simple de un banco me encontré observando la manera en que se entrelazaban los dedos de mis manos”, añadió Carol.

 

A partir de ahí, Catalano desarrolló varias ideas para el banco, estudiando la ergonomía de un asiento cómodo. Utilizando modelos de cartón y espuma, ella y su equipo de Catalano Design llevaron el banco Capelli de concepto a prototipo con calidad de museo en menos de dos meses. “Desde el principio la forma del banco era una simple curva que fuimos mejorando hasta que nos quedo cómoda y hermosa”, recuerda Catalano.

 

ERGONOMIA

Forma curva y delgada. Las dos mitades ondulantes son de madera contrachapada moldeada. Compuesto de 11 pliegues que alternan entre madera dura de 2 tonalidades (clara y oscura) y barniz color arce claro.

 

Posee un ingenioso diseño con una estructura fuerte. Donde las superficies de los dedos se encuentran, formando unos topes que mantienen cada una de las mitades del banco firmemente en su lugar.

 

El banco se despliega, y así las dos mitades pueden ser apiladas.